SANTO ESPÍRITU DEL MONTE

Uno de los mayores tesoros que guarda la Biblioteca de Santo Espíritu son los incunables[1] y el fondo antiguo. El P. Luis Fullana Mira durante su segunda época de Ministro Provincial (1924-1930) ordenó recoger en la Biblioteca del Colegio de la Concepción de Ontinyent todos los incunables que se encontraban en los conventos de la Provincia franciscana de Valencia. La finalidad de esta acción era tenerlos todos juntos, debidamente inventariados para una mejor conservación y un mejor estudio de los mismos.

Durante la Guerra Civil (1936-1939) el P. Fullana mandó a los religiosos de Ontinyent guardar los incunables con otras colecciones valiosas en una casa de campo próxima a la capital del Valle de Albaida antes de que estallara la contienda. Durante el periodo bélico el P. Fullana pensó en el peligro que corrían los incunables en la casa de campo, por lo que realizó tres viajes a Ontinyent para traer a Valencia todo el material. Los incunables se depositaron en la calle Quart de Valencia, residencia del P. Fullana en el periodo de la guerra. El P. Fullana escribe “Los incunables, después de la liberación volvieron a Onteniente, puesto que eran de la provincia y allí están con algún que otro que obtuve de ciertos amigos”[2].

En un documento el 8 de marzo de 1943 se indica que el P. Bernardino Cervera (director del Museo del Colegio de Ontinyent después de la guerra) recogió la colección de incunables de la casa de los amigos donde residía el P. Fullana y los traslado de nuevo al colegio de Ontinyent[3].

El fondo de incunables y el fondo antiguo fueron aumentando por medio de donaciones. También hay que indicar que durante la etapa de provincial del P. Joaquín Beltrán (1970-1976) se produjo una obra de concentración de las Bibliotecas conventuales en la biblioteca provincial que se establecerá en el Convento de San Lorenzo Martir de  Valencia y en el Monasterio de Santo Espíritu, esta labor terminará en el año 1978 con la llegada de la colección de los incunables del Colegio de Ontinyent bajo el provincialato del P. Anselmo Martí Moltó. En la biblioteca de Santo Espíritu se conservaría gran parte del fondo antiguo de la orden. Santo Espíritu ha tenido a muy buenos frailes que se han encargado de la biblioteca, pero si tenemos que destacar un nombre ese sería el del P. José Miguel Barrachina (1930-2016).  El padre Barrachina trabajo con cuidadoso interés la ordenación, catalogación y conservación de la Biblioteca de Santo Espíritu. Consiguió que la biblioteca no perdiera en ningún momento ese carácter de transmisión de cultura, su cariño y amor por los libros aún perdura en las estanterías de la biblioteca[4]

Con la llegada del nuevo siglo se producirá en el año 2012 el cierre del Convento de San Lorenzo de Valencia, una comunidad con mas de cien años de historia y una de las sedes de la Biblioteca provincial.  Este cierre se producirá por el proceso de reestructuración de comunidades que se llevo a cabo dentro de la orden. El provincial Fr. Juan Carlos Moya indicó que la sección de la biblioteca provincial del convento de San Lorenzo se trasladará a la Biblioteca de Santo Espíritu, quedando como única sede de la biblioteca de la provincia franciscana de Valencia, Aragón y Baleares[5].

Actualmente la biblioteca de Santo Espíritu cuenta con un total de 80.000 ejemplares, sumando fondo antiguo (unos 7.000 ejemplares aproximadamente), incunables (43), fondo moderno y revistas científicas. Una biblioteca que se ha ido construyendo a partir de los fondos de antiguos conventos franciscanos y de los propios de los frailes. Una biblioteca dedicada a la teología, al estudio del franciscanismo, filosofía, derecho e historia tanto de la orden franciscana como a la de la comarca del camp de Morvedre.

De la colección de la biblioteca podemos destacar obras como el Liber chronicarum impreso en Nuremberg en 1493 y que está considerado como uno de los incunables más valiosos. Su autor, Hartmann Schedel recorre las diferentes etapas de la historia de la humanidad con la visión medieval de la época, una obra en la que participaron otros humanistas de la época. Este libro fue editado en dos versiones: una en latín y otra en alemán. Se estima que se publicarían unos 1.500 ejemplares en latín y unos 700 ejemplares en alemán. Un ejemplar en latín se custodia en Santo Espíritu.

Una de las secciones más importantes de la biblioteca es el Fondo Franciscano, sección dedicada a la vida y obra de San Francisco de Asís y a la historia de la orden franciscana. Dentro de está sección encontramos las publicaciones de los hermanos franciscanos; el P. Benjamin Agulló, el P. Conrado, el P. Luís Oviedo, el P. Barrachina, el P. Vicedo, el P. Sanchis, el P. Oltra, el P. Villuendas, el P. León Amorós, el P. Fullana o el P. Rubert han dejado su huella literaria en Santo Espíritu como lo hizo Francesc Eiximenis.

Mención especial hay que darle a la amplia hemeroteca donde encontramos publicaciones Franciscanas como Archivo Ibero-Americano o Selecciones de Franciscanismo. También se encuentran otras colecciones de revistas como Razón y Fe, Ecclesia o Revista Española de Teología. Un total de 137 colecciones forman el fondo de la hemeroteca de Santo Espíritu.

El archivo musical incorporado en la biblioteca de Santo Espíritu recoge toda la amplía tradición musical de la orden franciscana. Entre partituras y sonatas encontramos el fondo del gran musicólogo el P. Vicente Pérez-Jorge o la revista Tesoro Sacro-Musical, una colección iniciada en el año 1917 y que dejo de publicarse en el año 1978.

Por último, mencionar las distintas secciones del fondo moderno que completan la biblioteca; Predicación, Teología, Sagrada Escritura, Historia de la Iglesia, Derecho, Filosofía, Tierra Santa, Historia de Valencia y Espiritualidad.

La Biblioteca de Santo Espíritu ha sabido sobrevivir y adaptarse al paso del tiempo y a las necesidades del Monasterio. Un espacio que quiere ser un referente cultural dentro del mundo eclesiástico y del Camp de Morvedre, una biblioteca capaz de enriquecer el cultivo del espíritu humano y de las facultades intelectuales de la sociedad.

Texto extraído de:

Marín Pastrana, Alberto. La cultura al Monestir franciscá de San Esperit de Gilet. En: Revista Braçal, nº 55, 2017. pp. 69-77. 

 

[1] En la Biblioteca se encuentran un total de 42 incunables catalogados por Fr. Simón Zuska Polasek. En cuanto al fondo antiguo se encuentra actualmente en proceso de catalogación, se calcula que haya aproximadamente un total de 4.000 ejemplares. Es considerado incunable todo libro impreso realizado antes del año 1500.

[2] Fondo P. Luis Fullana. Archivo franciscano de Nuestra Señora de los Ángeles (Valencia).

[3] Agulló, Benjamin. Vida y Obra del Escritor Luis Fullana Mira, Alicante, 1975, pag. 104.

[4] También hay que destacar la labor en la biblioteca de frailes como Simón Zuska, Benjamín Agulló, Bernardino Cervera o Sebastian López.

[5] En mayo del año 1893 se restauro en el Monasterio de Santo Espíritu la provincia franciscana de San José de Valencia. El 1 de enero de 2015 la Provincia de San José de Valencia se uniría a otras ocho provincias de España para formar la Provincia de la Inmaculada Concepción. 

Gilet, Valencia

Camino del convento s/n
962 620 011
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.